10 consejos para tu práctica de yoga en casa

Con sesiones de yoga en Internet, puedes empezar a hacer yoga en casa, en tu salón, en tu terraza o en tu jardín! Sin embargo, usted debe tener cuidado de escuchar a su cuerpo para no lastimarse, especialmente si usted es un principiante. GET YOGi es citado por Superprof en su artículo: el mejor de los sitios para aprender yoga en línea.

10 consejos para tu práctica de yoga en casa

1 – Ya sea durante las clases en grupo o a solas, en casa, haga posturas “cómodas” para su cuerpo. Evite forzar los músculos.

2 – La práctica del yoga no debe de ninguna manera herir. ¡Es una práctica de bienestar! Por lo tanto, no debe haber dolor al realizar las diferentes posturas. Si este es el caso, no fuerce, vuelva a la postura inicial o realice otra más sencilla.

3 – Dependiendo de su flexibilidad, de su resistencia o de su nivel de fatiga, adapte las posturas y tómese un descanso entre cada una de ellas. El yoga no se trata de rendimiento, sino de bienestar.

4 – Preste atención a su cuerpo especialmente si usted está lesionado (o se ha recuperado recientemente). Algunas posturas pueden empeorar su lesión, así que no fuerce o haga ciertas posturas (en particular las más avanzadas).

5 – En caso de lesiones graves, es muy recomendable consultar a su médico antes de empezar de nuevo el yoga.

Estoy probando yoga

6 – El yoga no implica competitividad, escucha tu cuerpo y sigue tu propio ritmo. El bienestar ante todo.

7 – Practique de acuerdo a sus sentimientos, no haga posiciones en las que no se sienta cómodo. ¡No podemos tener éxito en todas las posiciones en el primer intento! Esto viene con tiempo y práctica regular.

8 – “Sin dolor, sin dolor, sin dolor, sin dolor”. La práctica de yoga consiste en hacer cosas buenas para ti y para tu cuerpo.

9 – Si usted está lesionada, embarazada o enferma, puede practicar. La práctica es diferente y adaptada a su situación. Escucha tus sentimientos.

10 – ¡Disfruta del momento presente! El yoga es hacer el bien, físicamente y mentalmente, para estar en paz con tu mente, en armonía con tu cuerpo. ¡Deja la función en el guardarropa!